VIVIENDA FRENTE AL MAR

VIVIENDA FRENTE AL MAR
En el mar la vida es diferente. No está hecha de horas, sino de momentos. Se vive siguiendo el sol, sintiendo el viento…
El proyecto buscó desde el principio la continuidad, potenciada a través de la espacialidad interior y la iluminación. Para ello se redistribuyeron los usos, creando una zona de día y otra de noche. La primera se abre hacia las vistas, generando un espacio continuo entre cocina, salón, comedor y el mar
El tono cálido del pavimento de madera junto con una mínima gama cromática proporcionan una atmósfera serena a los espacios. Las líneas de luz indirecta colocadas en diferentes puntos dan a los interiores de la vivienda una nueva dimensión cuando llega la noche.